Estás en: Aproca > PROYECTO PILOTO BANCOS DE...

APROCA FINALIZA EL PROYECTO PILOTO DE BANCOS DE CONSERVACIÓN EN CASTILLA LA MANCHA


EL PROYECTO HA CONTADO CON EL APOYO DE LA FUNDACIÓN BIODIVERSIDAD Y EL MINISTERIO DE AGRICULTURA, ALIMENTACIÓN Y MEDIO AMBIENTE

 

Durante el año 2015, y con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a través de la convocatoria de ayudas para la realización de proyectos de conservación de la naturaleza, la Asociación de Propietarios Rurales para la Gestión Cinegética y la Conservación del Medio Natural (APROCA Castilla-La Mancha) ha realizado un proyecto piloto Ciudad Real con el objetivo de comenzar a desarrollar los bancos de conservación en España.

 

La Ley de Impacto Ambiental, la de Patrimonio Natural y Biodiversidad y la Estrategia Española para la Conservación del Patrimonio Natural y la Biodiversidad establecen la necesidad de desarrollar y reglamentar la figura de los bancos de conservación de la naturaleza como una herramienta innovadora que permitiría financiar las políticas de conservación de la naturaleza, además de complementar las medidas compensatorias que deben ejecutarse frente a impactos ambientales, según el principio de mitigación de impactos establecido en la Ley de Responsabilidad Medioambiental.

 

Los Bancos de Conservación son una herramienta en la que, de forma complementaria al resto de medidas compensatorias establecidas por la normativa vigente, el promotor de un proyecto puede adquirir créditos por conservación para compensar el daño causado por la ejecución de un proyecto. Estos créditos son proporcionados por las mejoras en el estado de conservación de áreas naturales de ámbito privado, donde se realizan inversiones constantes para mejorar el estado de conservación, las cuales se traducen a títulos incluidos en un banco de conservación concreto, los cuales podrían ser puestos a la venta por los promotores del banco de conservación, y adquiridos por aquellos que generan impacto ambiental.

 

De esta forma, la alteración de un entorno por un proyecto debida a los impactos ambientales generados por el mismo se compensa por las mejoras en el estado de conservación de un entorno similar al alterado, que no necesariamente tiene que tener vinculación geográfica. Así se cumple el objetivo de no pérdida neta de biodiversidad establecido en la Estrategia Europea 2020 de conservación de la biodiversidad.

 

Luis Fernando Villanueva, presidente de Aproca, ha informado que en esta guía se explica de forma clara, concisa, sencilla y comprensible qué son y cómo funcionan los bancos de conservación, utilizando como modelo tanto las experiencias en otros países como los borradores de normativa estatal que actualmente está desarrollando el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

 

Esta guía ya está disponible en formato electrónico en la página de Aproca: www.aprocaclm.org y en papel, de la que se han editado 2000 ejemplares.

 

Villanueva ha querido aprovechar para trasladar a las autoridades competentes, la necesidad de continuar con el proceso de desarrollo normativo que permita finalmente la creación de los primeros bancos de conservación en nuestro país. Se trata de herramientas en las que los propietarios rurales, que son titulares de más del 80% de las zonas naturales en nuestro país, y que además la mayoría de ellas se encuentran en zonas bajo distintas figuras de protección, adquieren un protagonismo esencial, claro, abierto y valorable en términos económicos, en la conservación de la naturaleza.

 

Además, teniendo en cuenta que la compensación de impactos ambientales ha sido tradicionalmente una de las fases más problemáticas a la hora de conseguir los resultados esperados, al poder compensarse garantizando la mejora de estado de conservación en hábitats similares a los alterados manteniendo el proceso dentro de partidas presupuestarias claras y sin externalidades, los bancos de conservación supondrán también un aliciente a las empresas que por su actividad se convertirán en demandantes de los mismos.

 

Aproca 2006. © Todos los derechos reservados.